El maestro y Margatira símil musical

La magia diabólica se toma Moscú por la fuerza. El diablo y su séquito han subido ha reformar las creencias de la sociedad moscovita, y probar la existencia de Dios en un país donde el ateísmo era políticamente una imposición de estado[1]. Voland —el nombre que el diablo toma en El maestro y Margarita— muestra la limitación del poder del humano, la existencia de lo sobrenatural, y la pequeña franja divisoria entre la locura-cordura y lo establecido-verosímil. Lo fantástico se introduce de manera absorbente y magnetizante; nos hace preguntar acerca de los límites de la comprensión humana, de la división del mal y del bien, de la subordinación impotente del hombre a fuerzas mayores. No por nada es considerada una de las novelas más importantes, en lengua rusa —incluso, me atrevería a decir, que a nivel universal—, del siglo XX.

“Su habilidad con las palabras te asalta con violencia y pasión, narrando con la misma fuerza que una melodía de Tchaikovski, una progresión de Rachmaninov o un estallido de belleza repentina de Prokofiev” (Tomado de bibliópolis.org)

Considero que se puede hacer un paralelismo con una obra de Hugo Alfven llamada Summer Rain; la obra es calmada, polifónica; y una de estas voces acelera el paso del tiempo haciendo ritmos diferentes en la flauta, lo que genera la sensación de avenimiento, como paso del agua, la lluvia. Precisamente es lo que pasa en El maestro y Margarita; a ratos se vuelve dinámica otras morosa, siempre siendo fieles al fin con que se escriba el capítulo o fragmento.

Mijaíl Bulgákov escribió una novela fantasiosa, en ocasiones próxima a la fábula infantil, en otras a los relatos góticos, enormemente corrosiva y tremendamente divertida. Se puede hacer un paralelismo entre el Maestro y Bulgákov: el segundo quemó su manuscrito de la primera versión de esta novela[2]; y, en la novela, el maestro quema su manuscrito, también. Pero en la novela, reino de la imaginación, Voland entrega una copia intacta al maestro evitándole así el trabajo que le supuso a Bulgákov reescribir toda la obra[3]. El epílogo esconde una brillante ironía, una cruel burla al tiempo en que fue escrita —aunque toda la obra es una mordaz ironía de la sociedad, el eplílogo aclara a la razón de los ‘racionales’ los hechos, he ahí la importancia del mismo—. Al hilo de las investigaciones policiales abiertas para esclarecer los motivos del desbarajuste caótico que se ha adueñado por unos de días de Moscú, se adereza una versión asumible en los informes oficiales.

Para finalizar quiero citar las palabras anónimas que encontré en una página: “es un argumento alocado, que no sabes a dónde te va a llevar, pero que sientes sujeto por riendas de acero; llevado por unos personajes desquiciados y cincelados con delicadeza y precisión que resumen las contradicciones del mundo en su comportamiento. Las varias líneas argumentales crecen, se entremezclan y complican con una seguridad y velocidad que parecen querer aprovechar el corto verano antes que el invierno las hiele, envolviendo la narración en magia, un humor satírico y terrible de noche veraniega de brujas, aquelarres, magia en una sociedad cientifista y burocratizada”[4]. El maestro y Margarita concluye como un desafío al realismo socialista, como una muestra de poderes sobrenaturales, como una exaltación a la obra de Arte inmortal que vence las barreras del tiempo, y a la que podemos recurrir cada vez con más apego, e interés.


[1] Y no sólo en ese aspecto; Margarita puede ser su esposa Elena, incluso al darles el mismo final (a la obra del Maestro y la suya que contiene la del Maestro) está declarando el paralelismo dicho.


[4] En el régimen comunista de la antigua Unión Soviética —durante el gobierno de Stalin—, el ateísmo era una imposición de estado; incluso el ir a misa podía ser castigado con la cárcel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s